2030 es el año límite para evitar una catástrofe ambiental

El nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático presentado este lunes subraya la importancia de limitar el aumento de la temperatura global a 1.5 grados, tarea muy urgente y que requiere “cambios sin precedentes” a nivel social y global, para evitar una mayor extinción de especies o reducir la subida del mar.

El informe del grupo (IPCC, por sus siglas en inglés) alerta de que los estragos de la subida de la temperatura media global -en torno a 1 grado centígrado desde que comenzara la revolución industrial a mediados del siglo XIX- ya son una realidad y persistirán.

Peor aún; establece que al ritmo actual se rebasarán en algún momento entre 2030 y 2052 los 1.5 grados con respecto a la temperatura media preindustrial, por lo que se agudizarán los efectos del calentamiento global sobre la vida en el planeta.

De este modo, el texto, presentado en la ciudad surcoreana de Incheon, destaca la importancia de mantener, tal y como se estableció en el Acuerdo del Clima de París de 2015, el calentamiento global en un nivel inferior a 1,5 grados en vez de por debajo de los 2 grados.

Para 2030, las emisiones netas globales de dióxido de carbono tendrían que disminuir en un 45% respecto de los niveles de 2010 y alcanzar el “cero neto” alrededor de 2050 para mantener el calentamiento en torno a los 1,5 grados centígrados.

Según el informe, reducir las emisiones a este grado, aunque sea técnicamente posible, requeriría cambios generalizados en energía, industria, edificios, transporte y ciudades.

“La ventana para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados centígrados se está cerrando rápidamente y las promesas de emisiones actuales hechas por los firmantes del Acuerdo de París no nos acercan a la consecución de ese objetivo”, agregó King.