Colombia y Honduras se unen a favor de mejores pagos para los cafeteros

Por lo menos 90.000 familias que viven de la producción del grano pueden caer en la extrema pobreza si no se soluciona la crisis que viven, advirtió el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández en su encuentro con su homólogo de Colombia.

EFE. Los presidentes de Colombia, Iván Duque, y Honduras, Juan Orlando Hernández, reclamaron hoy que los caficultores reciban un pago justo por su producto en medio de una crisis que afecta al sector por los bajos precios que perciben los campesinos.

Los dos mandatarios sostuvieron una reunión en una finca tradicional en el municipio de Quimbaya, a pocos minutos de Armenia, capital del departamento del Quindío, en pleno Eje Cafetero de Colombia, donde dialogaron acerca de la situación que vive el sector.

Tras el encuentro, los dos presidentes hicieron una breve declaración en la que Duque aseguró que es necesario que los países productores de café hablen con “una voz unida”.

Por eso, consideró que es necesario que se unan “varios jefes de Estado” de países productores a solicitar que “bajo el paradigma del comercio justo” haya unos pagos mejores a los campesinos con los que “mejorar el ingreso de las familias cafeteras”.

Actualmente, los productores cafeteros pasan por una de las peores crisis del sector por los bajos precios del grano, que llegó a registrar un valor de 98,65 centavos de dólar por libra, el más bajó en los últimos 12 años.

Por eso, asociaciones de caficultores de más de 30 países enviaron una carta conjunta este jueves a las principales compañías compradoras de café en la que les instan a buscar soluciones conjuntas para superar la crisis que viven por los bajos precios.

Duque valoró especialmente la reunión con Hernández porque sirve para llevar la voz de los países caficultores “y llegar unidos” a la XXVI Cumbre Iberoamericana, que se celebrará en Guatemala entre el 15 y el 16 de noviembre.

En ese escenario “varios países productores” van a pronunciarse de manera conjunta acerca de la situación de los caficultores, detalló el mandatario

Por su parte, Hernández advirtió hoy que 90.000 familias cafeteras pueden caer en la extrema pobreza si no se soluciona la crisis que viven.

En este sentido, explicó que la ONU ya ha denunciado “la enorme distancia entre el valor de una taza de café y lo que finalmente le queda al pequeño productor”, lo que para el gobernante supone “una injusticia desde cualquier ángulo”.

Acerca del encuentro que sostendrán en la Cumbre Iberoamericana de Guatemala, Hernández comentó que el objetivo es que todos los países de la región sean “un solo nudo con respecto a este tema”.

Hernández explicó que “no es justo” que cuando el consumidor paga por una taza de café “500 centavos de dólar, el productor no recibe ni dos”.

“Eso no es justo, hablar de comercio justo no es solo hablar de los compromisos del productor, sino de también de regreso”, aseveró.

Por otra parte, Duque destacó que Honduras es un país aliado en la lucha contra el crimen transnacional, un rol que van “a fortalecer”.

Asimismo, resaltó “la forma en que han venido consolidando un escudo de interdicción marítima para enfrentar al narcotráfico en su territorio.

En este sentido, el presidente aseveró que Colombia “ha apoyado” a Honduras en esas tareas y ahora las van a favorecer “con el desmonte de los carteles”.

“Sabe el presidente Hernández que tenemos que enfrentar el crecimiento vertiginosos de los cultivos ilícitos, que venimos mejorando en la lucha contra los carteles: desmantelándolos, llevándolos ante la justicia, siendo más afectivos en el control del lavado de activos”, explicó Duque.

En septiembre pasado, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, UNODC, alertó de que al cierre de 2017 Colombia tenía 171.000 hectáreas de coca sembradas, la cifra más alta desde que ese organismo internacional hace seguimiento a los cultivos ilícitos en el país.

Finalmente, el gobernante colombiano también subrayó que en el diálogo con Hernández también subrayó que establecieron “áreas de cooperación” que abarcan el fomento de turismo, especialmente en las zonas cafeteras” y el impulso de las industrias creativas y la economía naranja.

El objetivo es que los dos países puedan “tener más intercambios y más mercados para creadores originales”.