El Tour de 2019 ensalzará la montaña

El Tour de Francia 2019, en el año del centenario del maillot amarillo, tendrá en el próximo mes de julio un recorrido muy montañoso: el trazado presentado este jueves en París cuenta con cinco llegadas en alto, de ellas tres a más de 2.000 metros de altitud, y 30 puertos.

“Es un himno a la excelencia”, se enorgulleció su director, Christian Prudomme, que se propuso convertir la 106ª edición de la mayor carrera del mundo, que comenzará en Bruselas, en una cita de altos vuelos, tanto en los Pirineos, con la llegada del Tourmalet, como en los Alpes.

La penúltima etapa terminará en Val Thorens, a 2.365 metros, y será la tercera llegada más alta desde la creación de la prueba en 1903.

Como símbolo de esa voluntad de tocar los cielos está el Iseran, una ascensión legendaria -el mayor puerto con carretera de Francia, a 2.770 metros-, que ha sido frecuentado pocas veces por el Tour y que se subirá en 2019 en la segunda de las tres etapas alpinas. Será además por su vertiente de la Maurienne, la más difícil, que el Tour no escala desde 1963.

El perfil de la edición de 2019 convendrá especialmente por lo tanto a los especialistas en la montaña, entre ellos a las figuras colombianas como Nairo Quintana, dos veces segundo (2013 y 2015) y una tercero (2016) en la mítica carrera francesa. En la pasada edición, ganada por el británico Geraint Thomas (Sky), Quintana fue apenas décimo, por lo que afrontará la edición de 2019 con ánimo de revancha.


Los exciclistas Raymond Poulidor, Eddy Merckx, Bernard Hinault y Miguel Indurain en la presentación de la edición de 2019 del Tour de Francia.

El próximo Tour servirá además como homenaje a una de sus figuras históricas, el ‘Caníbal’ belga Eddy Merckx, en el 50 aniversario del primero de los cinco Tour de Francia que ganó entre 1969 y 1974. Por ello la gran salida de 2019 se fijó en Bruselas.