Nuevo escándalo en la Procuraduría del Magdalena salpica a la gobernadora Cotes

Exsecretario de control disciplinario asegura que le pidieron la renuncia para que no continuara investigando y sancionando profesores por presuntos casos de abusos a estudiantes.

Un nuevo escándalo sacude la Procuraduría Regional del Magdalena, en esta oportunidad también salió salpicada la gobernadora Rosa Cotes, luego que el exsecretario de control disciplinario, Alfredo Ruiz Espinosa, asegurará en entrevista con W Radio lo que sería un entramado de corrupción.

La salida de Ruiz Espinosa terminó siendo, según sus afirmaciones, el resultado de las presiones de la entonces procuradora encargada Ligia Morales. “Precisamente porque la doctora Ligia hace que Rosa Cotes firme un acta que debe estar visible, y le hace que pida mi renuncia de lo contrario moverán en Bogotá desde la PGN unos procesos que se vienen adelantando en contra de la administración departamental”, afirmó.

Desde la oficina de control disciplinario desde hacía más de 2 años que se venían investigando los casos de abuso sexual, acceso carnal y acoso sexual a menores estudiantes de los colegios del departamento. Casos que según Ruíz se había adelantado positivamente con el objetivo de dar resultados a favor de las víctimas.

Sin embargo, los procesos fueron suspendidos desde la Procuraduría Regional, por tal razón el exfuncionario pidió la aclaración de lo que estaba sucediendo a Morales. “Pues la Procuradora no sé qué parte le molestó, porque debe haber una llamada grabada donde yo le hago ver el comedido respecto de que porque están congelando los procesos que ya se han fallado por parte de esta oficina de control disciplinario de la Gobernación del Magdalena”, aseguró Ruiz.

Este sería al parecer el detonante para que se pidiera la renuncia al funcionario. En todo este escándalo quedan muchas preguntas por resolver por ejemplo, de comprobarse la veracidad de las afirmaciones, ¿cuál era la intensión de Morales para congelar los procesos en contra de profesores abusadores? Esta y otras incógnitas las deberán resolver las autoridades.

Mientras tanto, las víctimas y familiares deben soportar que las menores tengan que recibir clase de aquellas personas que algún momento quiso abusar de ellas, puesto que varios de los docentes implicados en esas denuncias continúan ejerciendo su trabajo como si nada hubiera sucedido.

Este sería el según escándalo que sacude a la Procuraduría Regional del Magdalena. En curso se encuentran las investigaciones contra la ex procuradora Ana María Muelle y otros funcionarios del Ministerio Público, luego que concejales de la ciudad denunciaran que fueron víctimas de soborno con el objetivo de que no se les abrieran procesos en su contra.