Pescaíto, el barrio donde iniciaría la transformación urbanística de Santa Marta

El cantautor samario Carlos Vives lidera este proceso en el norte de la capital del Magdalena, a través de su Fundación Tras La Perla.

Si hay un barrio que despierte interés, curiosidad y ganas de visitar en cualquier parte de Colombia y el mundo, sin duda es Pescaíto. Este sector ubicado en el norte de Santa Marta, Colombia, se distingue de cualquier otro en esa ciudad por las destrezas que con el balón de fútbol tienen niños y jóvenes, además por el calor humano de su gente que se transmite en cada esquina, en cada conversación y en cada encuentro entre vecinos.

Aunque la mayoría de sus habitantes coinciden en que es el mejor lugar para vivir, no ha estado exento de problemas. Algunos de estos se han convertido por años en estigmas difíciles de desdibujar del pensamiento colectivo del resto de los samarios.

Desde hace cuatro años el cantautor samario y ganador de varios Premios Grammy, Carlos Vives, en conjunto con un grupo de expertos, ha analizado asuntos en materia educación, infraestructura, familia y niñez, acueducto y alcantarillado y consumo de drogas, siendo estos dos últimos los que más afectan a la comunidad.

El cantautor samario y ganador de varios Premios Grammy, Carlos Vives, lidera desde hace varios años a través de su Fundación Tras La Perla, la transformación del barrio Pescaíto, en Santa Marta.

Vives, líder de la Fundación Tras La Perla se ha enfocado en analizar estrategias aplicadas en otras partes del mundo, buscar aliados y replicarlas como forma de solución a problemas del barrio.

El arquitecto Simón Hosie, quien se sumó desde el inicio a la gestión del artista, es uno de los primeros aliados de Vives en generar un cambio en Pescaíto con su metodología llamada Planos Vivos. El experto urbanista luego de meses de investigación determinó, entre otras variables, en qué sitios específicos del barrio se juega más fútbol en la calle.

Concluyó que además no solo los niños y jóvenes disfrutan del arte y dominio de la pecosa, sino que los padres y los vecinos se reúnen a observarlos, tal vez con el anhelo de verlos cantar los goles de calle en algún estadio y equipo de fútbol profesional.

Hosie ha explicado la importancia de los encuentros de fútbol de calle y de ahí le ha dado rienda suelta a su imaginación siendo el creador de La Callejera, un arco de fútbol que al mismo tiempo es banca.

De esta manera, el reconocido arquitecto y todo el equipo de Vives le apuestan a la conservación de las costumbres y también a la prevención de los males que atacan con mayor fuerza a los jóvenes en edades vulnerables.
La elaboración de este particular invento está a cargo de un grupo de microempresarios metalmecánicos pescaiteros. Diariamente tienen la función de elaborar de tres a cuatro Callejeras en un pequeño taller en el que son más grandes sus deseos de sumar a la iniciativa.

‘La Callejera’, un arco de fútbol que al mismo tiempo es banca.

Está compuesta por un marco tubular de acero y varillas lisas que le permiten aguantar el peso de dos personas y cuentan con la medida reglamentaria de arcos de fútbol de calle.

Este año Carlos Vives reunirá en el barrio a los distintos invitados que anualmente participan del evento de Tras La Perla. A diferencia de ediciones anteriores, en esta oportunidad La Callejera será mostrada como el punto de inicio de las acciones que el artista pondrá en marcha en Pescaíto de su natal Santa Marta.

Para ello han pensado en organizar una ruta con el fin de que quienes hablen del barrio también lo conozcan y le aporten su gota de agua al árbol de esperanza que crece en todos los pescaiteros con el ánimo de ver un barrio mejor.

El evento se llevará a cabo el 1 de noviembre. “Necesitamos devolverle al barrio todo lo que nos ha dado, somos la cara de la ciudad y por eso tenemos que ser un lugar ejemplo para toda la ciudad”, ha expresado en varias oportunidades el artista samario.